La flor en campana de cristal

Vas por la vida yendo de flor en flor, probando un poco de cada tipo hasta que encuentras esa flor especial. 



Y es que las flores son como las personas, al primer encuentro empiezas a admirar el exterior y a observarlo detalladamente, a fijarte en cada simple detalle de la belleza que estas viendo con tus ojos. Poco a poco esa simple belleza que estas apreciando, hace que te des cuenta que no has visto nada igual hasta el momento. Por lo que en ese preciso instante te dices, quiero saber más, necesito saber más de esta persona, y ¿ por que sientes esto? porque simplemente tu corazón dice hazlo. 

Cada día vas conociendo más a la persona, como es en si, su forma de ser. Te empieza a gustar, entre cada confesión, cada tontería que se cuentan te acabas enamorando. Y puede que sea de locos enamorarse tan rápidamente, pero no lo es, a cada persona se le presenta el amor de una manera u otra, a algunos con tiempo a otros en poco tiempo. No depende de nosotros el tiempo, lo único que importa aquí es lo que sientes, el amor que empiezas a sentir y que cada vez va aumentando más. 

Entonces empiezas a pensar en el pasado, en las veces que podías haber conocido a esa persona pero que no fue así, yo creo que esto sucede porque aun no era el momento, tenías que vivir ciertas cosas para que cuando llegara esa persona la apreciaras y valoras por lo que es, es la que te completa, la que hace que puedas ser tu misma sin miedo a perder o a sufrir. Porque si de verdad quieres conservar esa flor tan especial, tu campana de cristal tiene que ser de buena calidad y esto implica, plena confianza en la persona puesto que para sentar unas buenas bases debes confiar, ya que no sirve de nada mentir, di la verdad tal cual, no ocultes como eres, se tu mismo, porque si es la persona correcta te aceptara tal como eres, porque aunque tengas gran defectos te vera de forma perfecta, ya que lo tu puedes tener mal la otra persona te complementa, todo es cuestión de equilibrar la balanza.

Cuando cada día te enamoras más y más, empiezas a preocuparte por el futuro, a empezar a ponerte triste por cosas que ni siquiera han pasado y que siquiera sabes que van a ocurrir. Esto sucede porque empiezas a amar tanto, a sentir cosas que nunca antes sentiste y que quieres que duren, quieres que esa sensación de felicidad nunca acabe. Comienzas a tener miedo de perderla, si es una posibilidad, pero no puedes estar mal por cosas que no han pasado, porque estarás afectando las cosas del presente, debes vivir cada momento como si fuera el último, puesto que el futuro es un misterio.

Por lo tanto, conserva esa flor en una campana de cristal, cuídala con amor porque será la mejor forma de conservar algo tan increíble y perfecto por mucho tiempo. Aprecia cada instante que compartáis, risas, lloros, alegrías, tristezas, tonterías, enfados... todo y cada uno de esos momentos son especiales. Porque ya no es  recuerdo, es un nuestro recuerdo, será especial porque esa persona lo es todo para ti y todo lo que hagáis juntos estará en vuestras memorias por siempre y es un momento de dos, no de uno, sino de dos personas que pasan a ser una unidad.