La flor en campana de cristal

Vas por la vida yendo de flor en flor, probando un poco de cada tipo hasta que encuentras esa flor especial. 



Y es que las flores son como las personas, al primer encuentro empiezas a admirar el exterior y a observarlo detalladamente, a fijarte en cada simple detalle de la belleza que estas viendo con tus ojos. Poco a poco esa simple belleza que estas apreciando, hace que te des cuenta que no has visto nada igual hasta el momento. Por lo que en ese preciso instante te dices, quiero saber más, necesito saber más de esta persona, y ¿ por que sientes esto? porque simplemente tu corazón dice hazlo. 

Cada día vas conociendo más a la persona, como es en si, su forma de ser. Te empieza a gustar, entre cada confesión, cada tontería que se cuentan te acabas enamorando. Y puede que sea de locos enamorarse tan rápidamente, pero no lo es, a cada persona se le presenta el amor de una manera u otra, a algunos con tiempo a otros en poco tiempo. No depende de nosotros el tiempo, lo único que importa aquí es lo que sientes, el amor que empiezas a sentir y que cada vez va aumentando más. 

Entonces empiezas a pensar en el pasado, en las veces que podías haber conocido a esa persona pero que no fue así, yo creo que esto sucede porque aun no era el momento, tenías que vivir ciertas cosas para que cuando llegara esa persona la apreciaras y valoras por lo que es, es la que te completa, la que hace que puedas ser tu misma sin miedo a perder o a sufrir. Porque si de verdad quieres conservar esa flor tan especial, tu campana de cristal tiene que ser de buena calidad y esto implica, plena confianza en la persona puesto que para sentar unas buenas bases debes confiar, ya que no sirve de nada mentir, di la verdad tal cual, no ocultes como eres, se tu mismo, porque si es la persona correcta te aceptara tal como eres, porque aunque tengas gran defectos te vera de forma perfecta, ya que lo tu puedes tener mal la otra persona te complementa, todo es cuestión de equilibrar la balanza.

Cuando cada día te enamoras más y más, empiezas a preocuparte por el futuro, a empezar a ponerte triste por cosas que ni siquiera han pasado y que siquiera sabes que van a ocurrir. Esto sucede porque empiezas a amar tanto, a sentir cosas que nunca antes sentiste y que quieres que duren, quieres que esa sensación de felicidad nunca acabe. Comienzas a tener miedo de perderla, si es una posibilidad, pero no puedes estar mal por cosas que no han pasado, porque estarás afectando las cosas del presente, debes vivir cada momento como si fuera el último, puesto que el futuro es un misterio.

Por lo tanto, conserva esa flor en una campana de cristal, cuídala con amor porque será la mejor forma de conservar algo tan increíble y perfecto por mucho tiempo. Aprecia cada instante que compartáis, risas, lloros, alegrías, tristezas, tonterías, enfados... todo y cada uno de esos momentos son especiales. Porque ya no es  recuerdo, es un nuestro recuerdo, será especial porque esa persona lo es todo para ti y todo lo que hagáis juntos estará en vuestras memorias por siempre y es un momento de dos, no de uno, sino de dos personas que pasan a ser una unidad.






Perspectiva de un conjunto

Hay muchas cosas que nos suceden sin que lo planeemos y como seres humanos que somos, tenemos la necesidad de cuestionarlo, nos decimos ¿por qué?, parece una pregunta tan fácil de responder pero tan difícil de encontrar las palabras adecuadas.

Ten presente que tenemos control de nuestra vida, pero a la vez estamos a la deriva.. hay cosas que no están a nuestro control que es superior a nosotros y una de ellas es el corazón. Si, ese órgano que trabaja por si solo que te ayuda a vivir; pero que también sufre otras cosas: ilusiones, infartos, alegrías, tristezas... por lo que cumple funciones vitales y sentimentales.

Muchas veces tu mente dice una cosa y tu corazón otra; pero la verdad es que tu mente está construida por ti, pero mayormente por el exterior, ya sea de vivencias o opiniones. Y tu corazón no, es totalmente tuyo... solo tu sabes como trabaja y lo que siente, algunas veces va por si solo y no hace caso de ti; sobre todo cuando te enamoras de alguien. Ese gran sentimiento que empieza por la vista, la primera impresión pero no la más importante; con el paso del tiempo se le agrega el tacto, aquel que te hace sentir escalofríos, nervios, impulsos que no controlas. El más importante es el sentir, esa sensación de sonreír, de estar feliz, de ver el lado bueno de las cosas... te cambia en el sentido de que te quitan como una venda, empiezas a ver las cosas desde una perspectiva distinta, la de un conjunto, nosotros. A veces comienza sin que te des cuenta, pero eso es lo mejor... significa que fue natural nada fue pensado, eso pocas veces se consigue.

Por lo tanto, haz más caso de tu corazón ya que es el que mejor te conoce y sabe lo que te hace bien y mal.



Cuídala como una flor

Hay algo que debes tener en cuenta cuando conoces a alguien, es que debes tener abierta la mente. Debes dejar que te conozca tal y como eres, porque si de verdad quieres que algo salga bien debes ser tú mismo en todo momento; se que puedes sentir miedo de que la otra persona te rechace porque no le gustas como eres... pero eso debes tenerlo siempre en mente. Todos somos diferentes, cada uno de nosotros es único.


Si de verdad quieres avanzar y hacer las cosas bien se como eres, no ocultes las cosas; porque así esa persona te conocerá tal y como eres... y quien sabe si le puedes llegar a gustar tal y como eres. Conocer gente es como los juegos del azar, si no lo intentas nunca sabrás que podía haber pasado; así que juega con todas tus cartas, porque es capaz que ganes la mejor de las fortunas: que esa persona te quiera tal y como eres, a pesar de saber tus defectos.


Lo esencial de conocer a alguien nuevo es como cuidar una flor, si día a día la cuidas con cariño y respecto obtendrás algo maravilloso y fuerte, pero si te descuidas se ira marchitando poco a poco.


Debes tener presente, que el agua que usas es la confianza. Se que al principio todos desconfiamos un poco, ya sea por cosas que nos pasaron o por miedo a sufrir. Para que funcione, debes ir dejando poco a poco esos miedos; si esa persona te lo demuestra día a día no tienes porque sentir miedo cual película de terror. Costara un poco, pero irás superándolo a medida que la otra persona te demuestre que estas equivocado.



Aprende a equilibrar la balanza, es como creer en las leyes de la física... son cosas que no ves, pero las sientes. Un sentimiento es fuerte cuando confías plenamente en la persona, ya que así aprendes a ver las cosas de otra manera... nada en esta vida es gratis, a cambio debes poner de tu parte y dar las bases necesarias para que se construya algo bueno y fuerte.



Mi conclusión es que confía y cree en las cosas que te dicen, aleja tus preocupaciones a medida que avancen las cosas.


Como perros y gatos

A medida que vayas creciendo y conociendo gente, irás comprendiendo que la gente es diferente. Una vez oí a una amiga: "Hay personas que son como gatos, necesitan espacio mientras que otras son como perros, siempre buscando cariño"; tengo que admitir que la primera vez que lo oyes piensas no es verdad, pero después compruebas que es cierto.


Porque hay personas que son como gatos, que necesitan su espacio vital y ser independientes. Si en este caso tu eres como un perro esto te puede ser difícil de aceptar, ya que tu eres una persona que anda pendiente y muestra el cariño a todas horas. Pero si de verdad te importa esa persona, debes entender su forma de ser ya que cada uno es como es; yo te recomiendo que des el espacio que piden y sobre todo no presiones a la persona a sentir algo que no siente.

Los que son como perros, son aquellos que hacen muestras de cariño siempre que pueden y sobre todo andan detrás de la persona implicándose tanto como sienten. Si en este caso tu eres como un gato, seguro que te sentirás presionado y sobre todo acabarás perdiendo interés, porque tu eres más de libertad; si de verdad te importa la persona lo mejor que puedes hacer es ir poco a poco mostrando lo que sientes, diciéndole que tenga paciencia y fe en ti.

Lo mejor que puedes hacer en cualquier caso es conocer más a la persona, comprender su forma de ser y sobre todo intentar llegar a un punto en el que los dos estéis a justo tal como sois.