Manía insufrible

Ojalá fuera tan fácil hacer desaparecer a una persona como utilizar el tipex o simplemente hacer click para eliminar aquella carpeta que tantos recuerdos contiene...

Si todo fuera tan simple, las palabras, el dolor, la tristeza... todo lo relacionado con lo deprimente se acabaría tan rápido, que ni siquiera habría la necesidad de que existieran estos múltiples significados.

Pero la cruda realidad es que todo suceso bueno tiene su lado malo, aunque claro a veces puede ser pequeño o excesivamente grande como su complementario; es como el yin y el yang. Cualquiera de los dos no puede existir sin el otro.

La única salida que nos queda es convivir con ello o poco a poco y ir reduciendolo, a pesar de que el ser humano siempre tenga la maldita manía de recordar y vivir el pasado doloroso sabiendo lo que ello conlleva.

Olas de la vida

Si nos ponemos a pensar, casi siempre intentamos comparar la vida con algo común, yo solo la logro comparar con las olas. Si las olas, esas ondas que se desplazan sobre un superficie, ellas que con su sonido específico nos sentimos relajados sin saber porque, simplemente lo sentimos.

Podemos comprobar que ellas vienen y van, como las personas en nuestra vida, algunas duran mucho años, otras simplemente llegan y desaparecen tan rápido que ni nos damos cuenta.

También, las olas no las hay todos los días, y en la vida hay días que no sucede nada interesante y tardan en llegar aquellos momentos especiales; aquellos en los que no hay nada pertubador los consideramos tranquilos, a veces, los necesitamos... esos momentos en los que las tormentas se apoderan completamente de nosotros.

En otros momentos, pasan cosas sucesivamente que no nos da tiempo a asimilarlas, casi ni podemos respirar de lo rápido que suceden, lo único que podemos hacer es intentar escapar o enfrentarse a ello con todo el valor que poseemos. Las olas algunas veces deciden venir sucesivamente, puede que nos ayuden a darnos cuenta de que tenemos que apreciar lo que tenemos porque rapidamente desaparecerán conviertiendose en la espuma que dejan al marcharse.

Verdadera amistad

Es el tesoro más importante que podemos tener, pero date cuenta que es muy difícil de conseguir y casi nadie consigue el de verdad. A lo largo de tu vida tendrás muchas personas a tu lado, amistades fugaces, pero tienes que aprender a distinguirlas.

En la infancia tienes bastantes amistades pero son de niñez, a medida que creces vas madurando y se van formando los grupos y tu vas buscando uno que encaje contigo.

Ahora en la adolescencia, te das cuenta cuales son de verdad y cuales de mentira. Y te sorprendes al descubrir que la mayoría son falsos o son por simple conveniencia. Tienes que aprender a distinguir, si no quieres llegar un día y darte cuenta de que no te queda gente de verdad.

Puede que no sea fácil el camino la búsqueda, pero irás aprendiendo y mejorando, te irás encontrando con nuevas personas que algún día podrán llegar a ser verdaderas, solo tienes que tener paciencia y fe en ti mismo.

Droga malévola

Nunca debes engancharte a la primera de una persona, tu mente te estará creando una apariencia que no es verdad y por lo tanto tus sentimientos no serán de verdad, si no puro gusto o tontería.

Siempre tienes una primera impresión de una persona, es como ver un libro por primera vez, te atrae por su exterior pero su interior es el que cautivara tu corazón y te hará perder por lo tanto la cabeza... A veces puedes aceptar en esa primera impresión, pero lo cierto que al ir conociendo te das cuenta de que es diferente... Ten cuidado, porque cuando otra persona lo observa desde otro punto te das cuenta de que tu primera impresión era cierta

Así que mi consejo, es que un libro te puede atraer a primera vista pero conocelo y observalo a través de otra persona y lograras saber que oculta de verdad.

Màscara oportuna

Nunca debes correr en el amor, no lo debes compara con una carrera de cabballos, aqui el más rapido no se va a llevar el premio, puede que lo consiga, pero la verdad es que no lo apreciará tanto como el vencedor; que es aquel que trabajo más duro que los demás y puso su empeño en ello.

En el sentimiento más grande que el ser humano puede llegar a sentir en su vida, es algo donde nunca debemos tener prisa y a su vez precipitar las situaciones, requiere de paciencia y cariño; las cosas más hermosas no se hacen de forma rápida, porque el resultado será distinto.

Puede que pienses que sino corres lo perderás, pero parate a pensar un momento, si lo estás perdiendo es que no es para ti. Algo que no estás destinado a pertenecernos, tienes que saber que lo tienes que dejar ir, moldear una persona a tu gusto o para su gusto, es lo peor que puedes hacer. Porque estas mintiendo a varias personas, a ti misma por ser quien no eres y a la persona que deseas por provocar que se enamore de alguien que no existe de verdad.

Algo que he aprendido, es que jamás en la vida hagas que alguien se enamore de una apariencia que creaste, proque en algún momento serás tu mismo y ya no podrás seguir poniendote esa máscara por más tiempo, de un momento u otro, se caerá.